¿Dónde queda la pareja cuando se tienen hijos/as?.Misma carpa, distinto lugar.

 

Hace unos meses lanzábamos este taller con el llamamiento:

«Pasen y vean, ¡bienvenidxs al circo de la vida en familia!

Con la aparición estelar de…horarios de vértigo, criaturas de la noche (sin dormir), carreras en las idas y venidas a actividades extraescolares, trapecistas de equilibrios emocionales, tetris en agendas, adaptaciones, movidas y re-movidas familiares, …

Si has sonreído y/o te has sentido demasiado identificadx, sin duda, este es tu taller».

No nos podíamos imaginar cómo iba a ser el resultado de este taller ni el calado que podría tener no sólo en los/as participantes sino también en las personas de nuestros entornos. Recibimos mensajes, audios, reflexiones de muchas de ellas tan sólo compartiendo el cartel del taller.

El tema era y ES potente.

Se asume que los/as hijos/as vienen con un pan bajo el brazo, dan «la felicidad» y un largo etc. (Pobrecillos/as, ¡sólo son niños/as! y les inyectamos un montón de expectativas y sueños propios).

Y acompañando a todas estas inyecciones expectantes también vienen los cambios a nivel fisiológico (especialmente en las mamás), psicológico, familiar, social que supone el hecho de ser mamá y de ser papá. Parece una auténtica cruzada seguir manteniendo un amor de pareja al menos adecuado y superviviente a toda esta re-volución. La llegada, y el cuidado posterior de un/a hijo/a, supone un movimiento devastador de los cimientos personales, y también de la pareja. Puedes mirar el movimiento o no hacerlo, pero ocurre.

¿Cómo invitar, acoger y ajustar este auténtico milagro de la vida a nuestra vida en pareja? Y no nos referimos únicamente a los nuevos nacimientos. Si pensamos en el desarrollo evolutivo de un niño/a y adolescente, se viven re-nacimientos y cambios continuos, con los correspondientes ajustes que se deben dar en las familias, que suponen, en ocasiones, fuertes crisis para el/la los/as progenitores.

¿Cómo transformar y poner a punto la relación de pareja cuando hay que poner la mirada en toda la grada que nos mira y espera que lo hagamos bien como padre/madre?.  Hablamos de»lidiar» con las familias extensas, re-organizar el hogar y la economía doméstica, tomar infinitas decisiones, seguir manteniendo nuestro espacio individual, cuidar la pareja, sobrevivir al trabajo…RESULTA VERTIGINOSO…

¿Nuestra propuesta? Mirar-nos y mirar todo esto de frente y recordar que tú y yo estamos juntos en esta «batalla», de flores y de proyectiles, a partes iguales. Que tú y yo podemos seguir acompañándonos en este camino con el frío de la pista bajo nuestros pies y con miles de números preparados entre bambalinas.

¡QUÉ COMIENCE EL ESPECTÁCULO!

Gestado y creado con mucho mimo, con mucho de «nosotras» y de nuestras experiencias. Con la colaboración preciosa e impagable de las parejas con hijxs que nos rodean y también de nuestrxs pacientes…

Un taller con mucha fantasía y diversión, como buen espectáculo de pequeñxs, y con dosis de realidad y trabajo personal y en pareja para hacer de este circo de la crianza la experiencia más enriquecedora, devastadora y arrasadora de vuestras vidas.

Os esperamos.

¡Recordad!, Trabajamos con grupos reducidos

funambulistas pequetribu

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s