Cerrar, cambiar, despedir,…decir adiós

La semana pasada murieron dos personas muy queridas para dos amigas mías. Sin ser muy consciente de ello en el momento, a mis dos buenas amigas les pregunté si habían podido despedirse de sus seres queridos. Y es que parece que las únicas pérdidas que nos “damos permiso” para llorar, para estar tristes, para revelarnos, son las pérdidas de las personas cuando desgraciadamente mueren. Y a veces ni eso, con la prisa que te meten en que “sigas adelante” , en que no te enfades, no llores,¡¡¡ no sientas!!!! …Una persona me decía… “si, se que era mayor, ¡pero era mi madre! y  a nadie nos gusta que nos quiten lo que queremos”.

Con el dolor de esas pérdidas para mis queridas amigas y en la vorágine de estos días de trabajo, encuentros, idas y venidas en coche, me di cuenta que cada día estamos diciendo adiós muchísimas veces: caminos que desechamos, cosas materiales de las que nos deshacemos, hábitos que dejamos de hacer…con toda la dificultad que implica…

Antes de continuar quiero aclarar que no quiero frivolizar equiparando pérdidas. Las pérdidas de personas son algo mucho más profundo y doloroso para lo que todavía no estoy preparada para escribir.

Y el lunes, estando con una paciente , hablando sobre los problemas con su hijo adolescente, sintiendo como su angustia se hacía muy presente también en mí, volvió a salir esa palabra:
Despedida

En esta “otra forma de despedida”…mi paciente decía  “¿dónde está mi niño dulce, en qué se ha convertido?, ¡ya no es él!”. De alguna manera me di cuenta que estaba revelándose contra el cambio, agarrándose a lo confortable de sus recuerdos del pasado, al aspecto mimoso y cálido que da la seguridad…¿Y  quien no?

Pero es que a veces, para despedirnos necesitamos recorrer un camino.

Es cierto que no podemos dedicarle todo nuestro tiempo y energía a cerrar heridas por cada decisión que tomemos en nuestro día a día, pero creo que tampoco se trata pasar de puntillas por pérdidas importantes.

Y sigo enlazando ideas o situaciones de adiós  y me vienen la cantidad de pérdidas que sufrimos-vivimos en una relación larga.

¿Me he despedido de la fantasía de que mi pareja no va  a satisfacer todas mis necesidades?

¿Me he despedido de ese principio de la relación o sigo enganchada a la idea de que todo vuelva a ser como antes?

Puede que para muchas personas esta total satisfacción y ausencia de frustración se de en sus relaciones…Pero ¿si no es así y sigo empeñada en que sea la otra persona la que cambie,  que sepa lo que yo quiero,  que me llene completamente cada día?, no se…millones de creencias y expectativas que si es cierto que a veces se cumplen, otras no. Y podemos caer en el empeño de  seguir tirando de la cuerda hasta que la rompemos, tiramos al otro de bruces contra el suelo o nos salen ampollas en las manos.

Como escribe Carmen Vázquez Bandín, en su libro “Buscando palabras para decir. Reflexiones sobre la teoría y la práctica de la Terapia Gestalt”

“Las crisis tienen como fin desestructurar la relación para poder seguir disfrutando del presente y la novedad”.

Queridas parejas, que duro despedirse y tener que dar paso a lo desconocido.
Queridas amigas, que diferente va a ser la vida para vosotras desde este mes de julio. Lo lamento mucho. 
Querida paciente, que difícil poder creer  que vais a salir de  este proceso de crisis/crecimiento tú y  tu niño- hombre para crear una nueva relación madre-hijo. Gracias por dejarme escribir sobre ti y tu amor.  

2 comentarios sobre “Cerrar, cambiar, despedir,…decir adiós

  1. quizas el tema de las despedidas es algo con lo que en mi humilde opiniom todos estamos familiarizados,todos perdemos yen ocasiones nolo apreciamos asta pasado un buen tiempo…desgraciadamente he perdido a gente importante en mi vida que me han echo reconocer que nada es eterno y que cada dia es un principio y un fin de algo…el sol sale y despues se pone..la noche siempre llega y debemos de aprender a darnos cuenta de que hoy tenemos y mañana podemos dejar de tener..hace unos dias tuve una reflexion sobre la melancolia de un dia despertar y darte cuenta que ha pasado el tiempo y con el todo ha cambiado…todo…y lo importante de esto es apreciarlo…de que me vuelva a despertar.un saludo mariaaa…buena reflexion

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s