Candados y llaves

«Calisto: En tí veo, Melibea, la grandeza de Dios
Melibea: ¿En qué, Calisto? «

Creo que todos/as recordamos la magnífica obra de Fernando de Rojas, la Celestina. He tenido el placer de recorrer en Salamanca los jardines que vieron crecer el amor entre esta singular y apasionada pareja (o al menos así lo viví…qué tiene de realidad o de leyenda me da un poco igual)

He querido abrir esta nueva entrada o post con esta cita tan impresionante de cómo el enamorado ve en su enamorada lo divino, lo precioso, lo terrenal y lo celestial…Y es que, aunque ahora nos pueda parecer una ñoñería o una exageración…¿Quién no se ha sentido de esta manera? ¿Tan enamorado/a que ha visto en la otra persona TODO  lo que se necesita para ser feliz? ¿ o tan deseada como Melibea, donde las palabras de Calisto se convierten en un precioso reflejo de sí misma, puesto en boca de un otro?.

Y es que, sentirse deseado/a, adulado/a, querido/a…NO PASA DE MODA.

Y cuando estos sentimientos, que presuponemos siempre sinceros, vienen de la persona a quien amas, parece que de alguna manera cargas las baterías que tanto se agotan a lo largo de nuestros ajetreados días.

Por eso, en este día de luz y nubes, os traigo una recomendación para echar algo de sol, de calor y pasión a nuestra vida en pareja.

  • Comparte  de forma consciente, segundos o pequeños momentos de tu vida con tu pareja porque este instante ES ÚNICO. Por más que lo intentes reproducir o recrear en otro momento ya no será igual.
  • No dejes pasar de largo una sonrisa, una palabra, una sensación positiva que la otra persona ha despertado en tí…porque ese instante simplemente pasará…
  • Así que no te pases la vida esperando al momento perfecto porque el momento perfecto es ESTE!

Suena fácil, ¿verdad? puede parecer que estamos en clase de párvulos…pero os propongo que os fijéis en cuántos momentos de este tipo tenéis a lo largo del día. Momentos auténticos de expresar algo positivo a tu pareja (o donde tu pareja te lo expresa a tí): «te quieros» cargados de sentimiento, y no como respuesta casi irónica porque tu pareja ha recogido los platos; besos con conciencia, no besos fugaces donde ni siquiera siento dónde o a quién estoy besando porque estoy pensando en lo cansada que estoy o la prisa que tengo; o… ¿te has fijado que desde que tienes hijos/as muchas de las cosas bonitas que quieres decirle a tu pareja se las dices de forma «indirecta»? «mira hijo, que guapo se ha puesto papá hoy»…

Mírale y díselo!!! y tómate esos segundo para sentir cómo lo dices y cómo lo recibe la otra persona. ¿No están de moda los hábitos saludables? Pues el enriquecimiento emocional forma parte de estos hábitos…y si te has quedado sólo en la comida sana y el deporte, añade este…a ver qué pasa.

Y si necesitas sellar toda esta experiencia con tu pareja con un candando…hazlo…aunque respeta los lugares para hacerlo…que hay algunos puentes en nuestra geografía donde la estabilidad de la estructura peligra por «el peso del amor»

IMG_5800

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s